Entradas

Tres generaciones compartiendo el entorno de trabajo.

generaciones en el trabajo

Si recientemente hablábamos en este blog del puesto de trabajo como fuente de atracción de talento, se tiende a pensar que este talento se focaliza en una generación concreta, pero no es así. Hoy en día, en las empresas conviven y comparten espacio 3 generaciones muy distintas, nacidas en tiempos muy diferentes y con unos valores que aportar muy relevantes y a la vez complementarios.

Para todos ellos, dotar al puesto de trabajo de atributos que lo hagan atractivo, funcional, y adaptado a las distintas necesidades, puede ayudar a que trabajadores de distintas generaciones trabajen de manera colaborativa, ofreciendo cada uno de ellos lo mejor de sus capacidades, experiencia y motivaciones.

Baby Boomers.

La generación de los BabyBoomers está conformada por aquellas personas nacidas entre el 1945 y el 1964, siendo el resultado directo del babyboom o explosión de natalidad, surgido tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial.

Han ido adaptándose a las tecnologías según han ido apareciendo, fueron los primeros en entrar a la universidad y actualmente los puestos directivos de aquellas empresas españolas que forman parte del Ibex35, están conformados principalmente por esta generación, según declaraciones de Ángeles Alcazar, socia directora del Observatorio Generación y Talento.

Se caracterizan por pensamientos vitales a largo plazo, la mayoría pretenden jubilarse en la empresa que trabajan, tras una larga carrera en ella, sintiéndose muy orgullosos de pertenecer a dicha compañía.

Los atributos que más valoran en lo que a su puesto de trabajo se refiere, según el estudio de Trust Index: “Encuesta Great Place to Work”, sería sentirse orgulloso de la compañía, una gestión honesta y ética, reconocimiento y orgullo por sus logros y un ambiente que propicie la buena acogida de nuevos trabajadores.

La Generación X

Por otro lado, encontramos a las personas que conforman la llamada Generación X, que son aquellas personas nacidas entre 1965 y 1981.

Una de sus principales características es que vivieron con los primeros avances digitales. Por tanto, tuvieron “más fácil” la adopción de las nuevas tecnologías en el trabajo.

Otra característica importante dentro de esta generación, es la incorporación de la mujer al entorno laboral.

Según François Gaffinel, director general de Sodexo BI, la Generación X está menos preocupada por los cargos altos y más porque su trabajo tenga sentido, esto explica por qué muchas personas pertenecientes a esta generación no están en cargos de responsabilidad que según edad y experiencia deberían ocupar.

Según el mismo estudio de Trust Index, las personas que pertenecen a esta generación a diferencia de los Babyboomers, valoran en mayor medida disponer de un lugar de trabajo dónde se sientan cómodos y no tienen miedo a cambiar de trabajo si las condiciones no le son del todo favorables.

La Generación Y o Millenials

Se les conoce por distintas denominaciones; también como la Generación Peter Pan. Lo conforman aquellos nacidos entre 1982 y 1994 y son prácticamente nativos de las nuevas tecnologías de la información y comunicación; el uso de ellas ya formaba parte de sus actividades cotidianas.

De los Millenials se suele decir que son unos promiscuos laborales y no suelen ser fieles a sus compañías, pero el mismo estudio de Trust Index: “Encuesta Great Place to Work”, asegura que el 90% de los Millenials que se sienten integrados y cuentan con un buen ambiente de trabajo, no dejarían la compañía.

Para contribuir a fidelizarlos según el estudio Generación Y, realizado por Deloitte en 2014, habría que ofrecerle la formación a través de un mentor que le permita conocer en profundidad la empresa y también así puedan desarrollar sus habilidades de liderazgo.

Y como una continuación de los millenials, podría considerarse una cuarta generación, los Centennials, aquellos nacidos desde 1995 hasta la actualidad, que se acaba de incorporar al mercado de trabajo.

Esta heterogeneidad en las empresas, en lo que a rangos de edad se refiere, se debe principalmente a dos factores. Primera y principal sería el aumento de la edad de jubilación que provoca que cada vez se trabaje hasta una mayor edad y coincidan con los más jóvenes, y por otro lado con el boom tecnológico y los nuevos modelos educativos, los Millenials llegan a las organizaciones con cada vez más conocimientos en nuevas tecnologías y capacidades digitales con las que las generaciones anteriores no cuentan en igual medida pero que han de adoptar, propiciando el cambio de roles de aprendiz y mentor.

Las empresas deben aprovechar esta situación de diversidad de edades para explotar al máximo las capacidades de cada generación, la experiencia y conocimientos de la generación de los Babyboomers, utilizar como nexo o puente entre generaciones tan opuestas, la Generación X, más próximo y cercano a las otras dos generaciones, mezclando características de Babyboomers y Millenials y por último dar buen uso de los nuevos conocimientos y competencias digitales de la Generación Y.

Pero si algo tienen en común estas 3 generaciones, es la importancia que le dan a tener un buen lugar de trabajo, como anteriormente hemos mencionado según el estudio de Trust Index, llegando a superar el 90% de personas que piensan quedarse en sus empresas, si éstas le propician un ambiente favorable de trabajo.

Contar con espacios abiertos que permitan la interacción, soluciones que permitan la movilidad del trabajador, fomento de la ‘oficina sin papeles’, una adecuada iluminación, disposición del mobiliario y espacios donde tomarse un descanso compartiendo impresiones, pero a la vez sin inferir en el trabajo de otros… Son facilidades que van a favorecer que perfiles de distintas generaciones se sientan identificados con su lugar de trabajo.

Desde GMA Office, proponemos a las empresas una aproximación a la transformación del puesto de trabajo desde la perspectiva de dotarle de esas características que aporten valor añadido, y que la digitalización fomente la colaboración, conectividad, movilidad e interactuación efectiva entre personas.  Y en que el entorno de trabajo  sea un catalizador para generar una experiencia positiva en el “hecho de ir a trabajar”. Contacta con GMA y ayudaremos a tu empresa en el éxito de esa transformación del lugar de trabajo.

El lugar de trabajo como fuente de atracción de talento.

Lugar de trabajo workplace

El lugar de trabajo o workplace, puede entenderse como el espacio dedicado al desempeño de alguna actividad dentro de un negocio, pero el término va más allá y abarca también las herramientas y recursos necesarios, las personas, sus conexiones y el uso que dan a los recursos.

Uno de los puntos que quizás, hoy en día, hay que tener más en cuenta, es el entorno de constante cambio en el que se encuentran las empresas, hay que estar muy al tanto de las nuevas tendencias digitales y cómo van cobrando más y más fuerza dentro del workplace, llevando a las empresas a la digitalización del puesto de trabajo.

Los sistemas y herramientas tienden a ser cada vez más colaborativos. La globalización, la deslocalización de los centros de decisión y producción, y la innovación abierta que implica el trabajo en equipo de empresas de distinto perfil y localización, hace que los trabajadores de distintos ámbitos demanden herramientas para colaborar de forma efectiva, independientemente del lugar en el que se encuentren.

Pero no sólo se buscan facilidades en la colaboración digital, se siguen valorando otros factores como el propio espacio de trabajo de la oficina o incluso espacios de descanso y relajación, como elementos con los que ofrecer una buena experiencia de trabajo

El desarrollo de un lugar de trabajo óptimo, por tanto, es un punto fundamental a la hora de captar nuevos talento y conservar el que ya se tiene, mejorando la marca como empleador de las empresas.

Marca de empleador como fuente de atracción de talento

Con el uso de nuevas tecnologías e Internet, en los departamentos de Recursos Humanos, se ha abierto todo un abanico de posibilidades para la captación de talento y está siendo una de las principales herramientas a la hora desarrollar la estrategia de “marca como empleador” o employer branding.

Disponer de una acreditación del tipo “Great Place to Work®”, dónde se recoge un listado con las mejores empresas para trabajar, acreditando y posicionando a las empresas como marcas de referencia a la hora de buscar trabajo, es un activo valorado por candidatos y responsables de recursos humanos

Y este es un aspecto importante en un momento en el que la “guerra” por el talento es un talón de Aquiles para muchas empresas que buscan innovar, desarrollarse y diversificarse. Según el estudio “Human Age 2.0: Las fuerzas futuras en el trabajo” de 2016, el 38% de los directivos mundiales encuentran grandes dificultades a la hora de encontrar candidatos que cumplan los requerimientos necesarios para determinados puestos clave, el porcentaje más alto en 7 años.

Si nos fijamos en España, un 33% de las empresas dice ser incapaz de atraer talento según el informe “Talent Trends 2017″. Ya no es suficiente un alto salario como principal atributo para atraer talento. La imagen de la empresa, un entorno de trabajo motivador, el atractivo del sector y la posibilidad de desarrollo profesional, son algunos de los atributos más buscados por los trabajadores.

Atraer y retener talento en la empresa no es el único motivo para desarrollar una buena estrategia de employer branding. Como consecuencia de un buen posicionamiento como empleador, se mejora la visibilidad de la compañía en el mercado, se reduce el coste por contratación al tener una menor rotación y la propia retención de talento provoca una mayor incentivación y competencia ‘positiva’ que repercute en la productividad del conjunto de la organización

Empleados satisfechos como fuente de beneficios

“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ningún día de tu vida” (Confucio, siglo VI a.c.)

La gestión del talento no sólo debe centrarse en conseguir atraer personas valiosas a la compañía, sino que deben cuidar a las que ya la integran y promover el compromiso y sentimiento de pertenencia entre sus equipos.

Promover un entorno de trabajo en el que gestionar adecuadamente el estrés diarios a la vez que se cuida el compromiso de las personas, repercute directamente en los indicadores de productividad. Según el estudio realizado por Hardvard Bussines acerca del estrés y el trabajo de 2017, entre el 60%y el 80% de los accidentes de trabajo se deben a índices altos de estrés entre los trabajadores, y por otro lado, los trabajadores desmotivados según el Instituto Gallup, cometen un 60% más de errores, tienen un 37% más de absentismo y sufren un 49% más de accidentes.

El lugar de trabajo como elemento diferenciador

Aunque la política de gestión de talento se compone de muchas y diversas líneas de actuación, fomentar la transformación del puesto de trabajo para que sea un facilitador de modelos de colaboración efectivos y dinámicos, se convierte en un elemento clave de la captación y retención de personas valiosas.

Algunas transformaciones que puede realizarse en el propio entorno de trabajo de la oficina; si una compañía está promoviendo una transformación de sus equipos de trabajo basada en implementar metodologías ágiles, el puesto de trabajo juega un papel clave: desde espacios abiertos que permitan la conectividad e interacción en y entre los equipos, hasta la posibilidad de teletrabajo que permite la movilidad del empleado o de colaboradores externos, con la digitalización del puesto de trabajo.

También el diseño de la oficina, la iluminación, el tipo de muebles o su disposición, son aspectos que inciden en la forma de trabajar de las personas y los equipos.

Y no sólo hablamos de espacios de trabajo. Otro de los aspectos fundamentales en referencia al workplace, son los espacios de descanso, con el fin de que sean también espacios de comunicación y acercamiento entre las personas: un futbolín, una mesa de juegos  o una simple cafetera, hacen que estas áreas también ayuden a  generar una experiencia satisfactoria en el hecho de “ir a trabajar”.

Desde GMAOffice promovemos soluciones y servicios que transforman el puesto de trabajo, digitalizándolo, fomentando la movilidad e interconectando personas. En definitiva, buscar el mayor grado de satisfacción por parte de empleados y colaboradores. Porque si atraer talento no es fácil, tampoco retenerlo y un entorno de trabajo adecuado, ayuda a generar una experiencia positiva en el “hecho de ir a trabajar”.